Home » Principal » Náuticos piden a EPN no autorizar el Área Natural Protegida del caribe

Náuticos piden a EPN no autorizar el Área Natural Protegida del caribe

FAUSTO ADRIÁN.- Cancún. Q. Roo.- Propone el Sector Náutico de Cancún frenar el Área Natural protegida del caribe a cambio de fortalecer las zonas ya existentes y que tiene descuidadas la federación,  aseveró su presidente Ricardo Muleiro.

 

Reitera el presidente de los Asociados Náuticos de Cancún, Ricardo Muleiro su rechazo a la intención del Gobierno federal de otorgar el estatus de Área Natural Protegida a 5.6 millones de hectáreas en el caribe, dado que no cuentan con la capacidad de atender las zonas consideradas como ANP, por falta de recursos económicos y de  personal.

 

“Tenemos 8 mil hectáreas que no tienen un solo guarda parque en vigilancia, no tienen gasolina las embarcaciones, no tienen embarcaciones entonces como pretendemos asumir un compromiso 10 veces más grande que este sino podemos cumplir uno 10 veces de mayor tamaño, entonces la propuesta es muy simple echar andar lo que hoy ya se tienen tanto en Áreas Naturales Protegidas como en programas de protección y después de ser necesario se puede ver de que  manera ayudar a proteger”

 

Ricardo Muleiro, se dijo a favor del cuidado del medio ambiente, pero consideró necesario que el sector empresarial, particularmente los náuticos le hagan saber al presidente Enrique Peña Nieto su inconformidad por escrito.

 

“Básicamente una carta dirigida al presidente de la República donde se está manifestado la preocupación de todo el sector empresarial específicamente el sector náutico de Quintana Roo debido a esta iniciativa que se tiene de Área Natural Protegida porque puede poner en peligro la competitividad, la generación de divisas, trabajo, empleo, estabilidad económica y estabilidad social”

 

Al momento la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) mantiene abierta la consulta pública para saber si los ciudadanos están de acuerdo en convertir al mar caribe en una ANP, donde los turistas tendrían que pagar por entrar a nadar.

Ricardo-Muleiro-López1