Home » Chetumal » Quintana Roo paga en especie, en el Museo de la Cultura Maya.

Quintana Roo paga en especie, en el Museo de la Cultura Maya.

CHETUMAL, Quintana Roo, 27 de diciembre.— Pinturas, grabados y esculturas de la colección Pago en Especie, conformada por obras de profesionales de las artes plásticas, se encuentran en exhibición en la sala 1 del Museo de la Cultura Maya.

La titular de la Secretaría de Cultura de Quintana Roo, Cora Amalia Castilla Madrid, comentó al respecto que, por indicaciones del gobernador Roberto Borge Angulo, en esta temporada vacaciones se promueve con especial interés que residentes y visitantes de esta capital disfruten del arte en un sitios concurridos, como es el mencionado Museo.

Las obras que se hallan en dicha sala son: Paraíso infinito, de Martha Chapa; Imagen conyugal, de Rafael Coronel; Claustro de Cuantinchán, Puebla, de Jorge Manuel Monroy Padilla; Rostro II, de Rodolfo Rangel de Florencia; Signos del tiempo, de Ismael Martínez Guardado; Formación naranja con aves blancas, de Yolanda Georgina Ramírez Cabrera.

Además, 2941,5Y6, de Fernando García Correa; Columna magna de Francisco Rafael Zamarripa Castañeda (escultura en madera); Volumen modulado I, de Damián Ortega; Cabeza de caballo 10, de Pedro Cervantes; Embarazada, de Ricardo Ponzanelli (estas dos últimas, esculturas en metal); Dáctil 07, de Álvaro Cuevas de Alba.

Asimismo, Vista de Yautepec, de Álvaro Mendoza García; A Margarita Nepote Ibarra y A Francisco Medina Robles, de Fernando Zacarías Páez Casanova; y una escultura en madera, sin título, de Iván Cristóbal Rosas Roa.

Cabe recordar que el programa Pago en Especie se inició en 1957 en el marco de la política estatal de fomento a las actividades económicas y artísticas. Hugo B. Margáin, entonces director de Impuestos sobre la Renta de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, apoyó la iniciativa presentada por un grupo de artistas encabezado por el muralista David Alfaro Siqueiros.

El objetivo era crear un acervo plástico que enriqueciera los bienes culturales de México mediante una alternativa fiscal que, a un tiempo, prestara facilidades para el pago de impuestos a los creadores plásticos e incrementara las expresiones culturales en México.

Fue a través de este mecanismo fiscal que se empezó a integrar una colección que pronto contó con piezas de los artistas más representativos del arte mexicano del momento, tales como Rufino Tamayo, Diego Rivera, Adolfo Best Maugard y Raúl Anguiano, entre otros.

De tal manera, periódicamente se realiza un sorteo para donar a las entidades federativas de México una cierta cantidad de esas obras, que pasan a enriquecer el acervo de los estados de la República.