Ocupa México el décimo primer lugar en embarazo adolescente

Con el objetivo de evitar los embarazos en mujeres adolescentes, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Quintana Roo lleva a cabo acciones para evitar el embarazo en mujeres menores de 19 años.

El coordinador de Investigación en Salud del Hospital de Ginecopediatría No. 7, doctor Daniel Rolando López San Martín, dijo que el Seguro Social, en apego a la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo Adolescente, realiza actividades de educación y orientación para incrementar el conocimiento, la responsabilidad sexual e integración familiar.

Señaló que, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México se ubica en el décimo primer lugar en embarazo adolescente, al ocupar un alto índice con una tasa de fecundidad de 70.6 hijos por cada mil adolescentes de 10 a 19 años para el trienio de 2015-2017, con disminución de la tasa a 69.5 nacimientos para 2019, según la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2014 y 2018, y la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (ENAPEA) 2019.

Asimismo, mencionó que los adolescentes inician su vida sexual entre los 12 y los 19 años, aunado a que de éstos, 15 por ciento de los hombres y 33 por ciento de las mujeres no utilizaron ningún método anticonceptivo en su primera relación sexual.

López San Martín Advirtió que el embarazo en las y los adolescentes afecta negativamente la salud, la permanencia en la escuela, los ingresos presentes y futuros, el acceso a oportunidades recreativas, sociales y laborales especializadas y de calidad, así como el desarrollo humano.

Además del embarazo, tener relaciones sexuales sin protección implica un riesgo permanente de adquirir una infección de transmisión sexual.

El coordinador de Investigación en Salud del Hospital de Ginecopediatría mencionó que en las Unidades de Medicina Familiar (UMF), a través del Programa JuvenIMSS, que coordina el área de Trabajo Social, se brindan pláticas de orientación sexual, métodos anticonceptivos y educación para la prevención de enfermedades de transmisión sexual.

Finalmente, comentó que en esta etapa de la emergencia sanitaria en la que los adolescentes tienen pocas opciones saludables de esparcimiento, se debe reforzar la comunicación entre padres e hijos para fomentar valores de respeto a la propia persona, autoestima y la integración familiar.

bebe recien nacido medre e hijo
Botón volver arriba