La reaparición de Mendicuti, escribe Julio César Silva desde el Palco Quintanarroense

Una vez que se definieron a los dos finalistas en la carrera por la candidatura priista al gobierno de Quintana Roo –Mauricio Góngora Escalante y Paul Carrillo de Cáceres-, Roberto Borge Angulo llamó a su aún secretario de Gobierno, Gabriel Mendicuti Loría, para pedirle que sea coordinador de campaña de cualquiera de los dos que resultara nominado.

Eran días en los que Mendicuti, entonces también aspirante a la candidatura, se había mostrado contestatario al gobernador Roberto Borge y había advertido si el abanderado priista “es Toletido”, como se refiere al diputado José Luis Toledo Medina, se declaraba en brazos caídos y se iba a su rancho.

Con cualquiera de los demás, se decía, Mendicuti no tenía problemas y mantenía acuerdos políticos con Góngora Escalante y Carrillo de Cáceres.

Pero cuando el PRI y el Verde se definieron por Góngora Escalante, las cosas no se acomodaron y de todos modos Mendicuti Loría terminó por irse a su rancho, de donde esta semana salió con una carta en la que pide al presidente nacional priista, Enrique Ochoa Reza, sacar a su partido del duelo de perder la gubernatura y reactivarlo como un partido competitivo de cara a las elecciones municipales del próximo año.

El ex presidente municipal de Solidaridad coordinó la campaña de Roberto Borge para la gubernatura en 2010, en la que el PRI recuperó el control del Congreso, aunque perdió Cancún y otros cuatro municipios, pero en el 2013, siempre con Mendicuti como coordinador, priistas y verdes prácticamente se llevaron el “carro completo”. Sólo perdieron el distrito electoral de Cozumel ante la hoy alcaldesa defenestrada Perla Tun.

Un año antes, en las elecciones presidenciales, Mendicuti Loría también coordinó la campaña y aunque Enrique Peña Nieto perdió en el estado, el PRI y Verde ganaron las senadurías y dos de las tres diputaciones federales en juego.

Ante esa experiencia, a pesar del clima de enfrentamiento que ya había entre los dos, Roberto Borge quería que Mendicuti Loría coordinara la campaña del año pasado, pero el entonces gobernador, desesperado por lo que ya veía venírsele encima, no aceptó las condiciones.

Mendicuti Loría pidió el control total de la campaña y que Roberto Borge exiliara al ex gobernador oaxacaqueño Ulises Ruiz Ortiz, delegado del CEN del PRI, pero ninguna de las dos condiciones fue aceptada en una áspera reunión en la que terminó de romperse todo entre ambos.

A un año de esos hechos, con el PRI desorganizado, con diversos grupos buscando el control, Mendicuti Loría decide dejar el autoaislamiento y con ello enfrentar severos cuestionamientos por quienes desde un principio lo consideraron traidor.

¿Qué busca Mendicuti Loría? ¿Quiere ser el próximo líder del PRI? ¿Ser candidato a la presidencia municipal de Solidaridad?

El ex secretario de Gobierno no es mal visto por el gobernador Carlos Joaquín González, quien de hecho lo proyectó como candidato a la presidencia municipal de Solidaridad el año pasado, pero los dirigentes del PAN y PRD se hicieron bolas, por decir lo menos, y no se concretó el proyecto.

No hay que olvidar que Carlos Joaquín fue tesorero cuando Mendicuti Loría fue presidente municipal de Solidaridad. Cercanía hay.

 

Correo: [email protected]

Twitter: @JulioCsarSilva | @PalcoQR

Botón volver arriba