Una cosa es revisar y otra basculear, escribe Julio César Silva desde el Palco

Los equipos jurídicos del ayuntamiento Benito Juárez, que encabeza Remberto Estrada Barba y de la XV Legislatura que preside Eduardo Martínez Arcila, se pondrán a prueba en los próximos días.

Como se sabe, la administración de Estrada Barba interpuso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación una controversia constitucional en contra de la disposición del Congreso para volver a revisar las cuentas del 2014 y 2015, años en los que fue presidente municipal Paul Carrillo de Cáceres.

Las cuentas de esos años fueron dictaminadas y aprobadas en su momento. Sin embargo, la mayoría legislativa que componen el PAN y PRD quieren volver a revisar esas cuentas, especialmente el rubro relacionado con el cobro del impuesto predial en el que sospechan hubo irregularidades.

Panistas y perredistas omiten pedir que se vuelvan a revisar las cuentas del 2013, en el que hay nueve meses que corresponden a la gestión de Julián Ricalde Magaña, ex dirigente estatal del PRD y actual secretario de Desarrollo Rural e Indígena.

En su momento la administración de Paul Carrillo denunció, al menos públicamente, que en esa administración se alteró el sistema de cómputo con el que se controla la emisión de recibos oficiales, para reportar un ingreso menor del que en realidad se tenía.

De algo similar se sospecha que ocurrió entre 2014 y 2015, cuando el director de ingresos era Hugo Favio Bonilla, el todavía auditor suplente del Órgano Superior de Fiscalización, sobre quien se fincarían responsabilidades penales.

Legalmente hay una ambigüedad sobre las facultades del Congreso para pedir que se habrá de nuevo esas cuentas y sobre los recursos legales del Ayuntamiento para evitarlo.

Una cosa es lo que se quiera y otra la que se pueda. De cualquier manera, cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación de su fallo en relación con la controversia constitucional, una de las partes quedará expuesta y, sin duda, ese dictamen marcará precedente en el país.

Por un lado está en juego la autonomía municipal y, por otro, la transparencia.

La Ley del Órgano de Fiscalización Superior del Estado de Quintana Roo establece las acciones que puede y no puede realizar ese organismo.

El artículo 12 establece que la fiscalización y revisión de las cuentas públicas están limitadas al principio de anualidad,

También establece que la Auditoría Superior podrá revisar conceptos específicos de gasto correspondiente a ejercicios anteriores de la cuenta pública en revisión, es decir, de años anteriores como es el caso que se plantea ahora, cuando el programa o proyecto contenido en el presupuesto aprobado abarque para su ejercicio y pago diversos ejercicios fiscales, sin que con este motivo se entienda para todos los efectos legales abierta nuevamente la cuenta pública del ejercicio correspondiente a la revisión especificada.

Allí hay una oportunidad para que, si quieren y tienen disposición, los actuales diputados se pongan a trabajar para mejorar esa ley.

Por lo pronto, la SCJN ya dio entrada a la controversia y suele inclinarse a proteger la autonomía municipal.

Las razones de fondo que tenga el ayuntamiento Benito Juárez para oponerse a la revisión  y los argumentos del Congreso para llevar a cabo esa pretensión ­–ya sea que sean jurídicas o políticas- es harina de otro costal.

Platea

En 2014 el Congreso controlado por el PRI reabrió las cuentas públicas de gobiernos municipales que fueron encabezados por panistas y perredistas a solicitud expresa de los propios ayuntamientos, que pidieron considerar un porcentaje mayor en la porción de los documentos que suelen considerarse para las auditorías.

Así ocurrió en Benito Juárez, donde la administración de Paul Carrillo hizo tal petición en relación con las cuentas de Ricalde Magaña.

Ahora es el Congreso controlado por panistas y perredistas que pide algo similar en relación con las cuentas de Paul Carrillo.

Solo que no está claro si el Congreso tiene facultades para hacer tal petición. Lo definirá la Corte, porque una cosa es pedir “revísame” y otra “te voy a basculear”.

Correo: [email protected]

Twitter: @JulioCsarSilva | @PalcoQR

Botón volver arriba