Políticas de transporte en México están abandonadas desde hace 40 años; SCT

Por lo menos las últimas seis administraciones del Gobierno Federal olvidaron desarrollar una política de transporte adecuada para satisfacer las necesidades de la población y, con ello, mejorar la movilidad requerida en la actualidad.
 
Lo anterior lo aseguró David Guillermo Carrillo Murillo, director de Corredores Multimodales y Logística de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes al participar en el 8º Congreso Internacional de Transporte que se realiza en la ciudad de México.
 
Sin embargo, aseguró que la actual administración lleva a cabo diversas iniciativas para revertir esta situación y mejorar la movilidad y el entorno urbano de diversas ciudades en el país.
 
“En las políticas que se llevaron a cabo nunca estuvo (la de transporte), sólo había destellos. Se dio el desarrollo de líneas del Metro, tenemos tres ciudades con este sistema en la actualidad, pero las ciudades crecieron y esas líneas no fueron suficientes; en general, esos gobiernos tuvieron otras prioridades, porque se tiene que comprender que como Gobierno es muy difícil ver un solo tema. Los temas van surgiendo porque la población los va demandando; digamos que no fue prioridad y sí, se quedó en el olvido”, sostuvo.
 
Añadió que se trató de una situación de políticas, ya que no fue prioridad gubernamental, como sí lo fue y es, por ejemplo, el tema del agua.
 
“Dentro de 20 años la prioridad serán los autos eléctricos, que actualmente no lo son, porque ahora la prioridad es la movilidad, los hidrocarburos, la energía, el agua y en su momento no se pensó en una política del transporte”, reiteró.
 
Sin embargo, no es lo único que puede mejorar la calidad de vida de los ciudadanos en términos de transporte y, sobre todo, de movilidad, ya que también es necesario mejorar la planeación en el desarrollo urbano de las ciudades.
 
“Las urbes no pueden seguir creciendo y expandiéndose como actualmente lo hacen. La expansión urbana no está controlada y es un problema principal, que surge en los municipios”, agregó Carrillo Murillo.
 
Resaltó que el problema es que si cuando llegan los desarrolladores de vivienda proponen desarrollar tal cantidad de casas, hacen que un municipio crezca a nivel de ciudad y, como resultado, tenemos la ciudad más grande del mundo, que no es un motivo de orgullo, sino que revela que, simple y sencillamente, aquí no se ha sabido planificar.
 
El funcionario comentó que más allá del transporte y ordenar el desarrollo urbano, si las personas optan por vivir más cerca de su lugar de trabajo, el sistema y por ende la movilidad mejorarían notablemente, ya que podrían funcionar como un conjunto de microciudades donde todo quedaría más cerca de sus zonas principales de acción como escuales, lugares de trabajo y entretenimiento.
 
“No todo mundo se puede mover y eso se entiende, pero en la medida que se invierta en una vivienda, no en medios de transporte, el beneficio se verá reflejado en la calidad de vida de las personas”, finalizó Carrillo Murillo.
transporte politicas
Botón volver arriba