Home » Playa del Carmen » No todo es sol y playa. La cultura Maya y Tibetana se unen.

No todo es sol y playa. La cultura Maya y Tibetana se unen.

 Riviera Maya, Q. Roo (Septiembre, 2011) Hacienda Tres Ríos Resort, Spa & Nature Park Riviera Maya celebró con gran éxito el Primer Encuentro Cultural Maya-Tibetano en el que se analizaron los conocimientos, filosofía y arte de estas culturas milenarias que comparten profundos valores sobre la vida, la armonía y la paz espiritual de cara al 2012.

Con la presencia de prensa nacional e internacional, medios locales, turistas y distinguidos miembros de la sociedad se realizó, del 8 al 11 de septiembre pasado, este acercamiento sin precedentes de estas ancestrales culturas, en el marco de la próxima celebración del Día Mundial del Turismo, que impulsa la Organización Mundial de Turismo (OMT), y que para este año tiene el lema “Turismo y Acercamiento de las Culturas”.

El complejo ecoturístico de Sunset World Resorts & Vacation Experiences, reconocido como un ejemplo de sustentabilidad y preservación del medio ambiente y cultura maya, fue el escenario ideal para promover la preservación y difusión de estas culturas, analizar su pasado, valorar su presente y conocer su visión sobre el futuro de la humanidad.

Rimpoche Gala,representante de Grupo Artes Místicas del Tibet, conformado por los Monjes del Monasterio Drepung Loseling y Producciones Richard Gere, agradeció a Hacienda Tres Ríos el haber realizado este encuentro que les permite preservar y difundir su cultura en estos tiempos en que por cuestiones políticas se ha perdido mucha de su riqueza cultural y muchos tibetanos viven en el exilio.

El monje lama destacó las similitudes entre las culturas tibetana y maya sobre la búsqueda del bien común y de la paz interior. Sobre las posibilidad de que sobrevenga el fin del mundo en el 2012, como algunos afirman con base a la interpretación del calendario maya, Rimponche Gala resaltó que más nos deberíamos preocupar por nuestra propia existencia como personas libres y en armonía así como vivir al máximo cada día porque no sabemos si llegaremos vivos a esa fecha.

Durante tres días, los monjes tibetanos elaboraron en el lobby un Mandala de Tara Verde, con el propósito de traer energía sanadora y paz al mundo, resolver conflictos y tener éxito de una manera positiva en cuanto al trabajo y la prosperidad. El Mandala, elaborado con arena coloreada, fue finalmente deshecho en una ceremonia que simboliza la impermanencia de todo lo que existe.

Para conocer mejor la cultura tibetana se transmitió un documental, se realizaron diversas ceremonias, como la Puja de Lama Chopa, en la que se realiza una ofrenda y se hacen oraciones, además de Alabanzas a las 21 Taras para atraer la buena fortuna y evitar el sufrimiento, Pujas o bendiciones sagradas y la Meditación Shamata, para reducir las emociones negativas.

Por su parte, la cultura maya estuvo representada por Producciones Arte Maya y su Directora Mary Cobá Cupul, quien encabezó diferentes ceremonias como la Ceremonia de Bienvenida para recibir a los monjes tibetanos, la Ceremonia del Cenote, en la que los participantes se sumergen en la madre agua y resurgen a una vida más consciente; la Ceremonia del Fuego para recibir el mensaje del Padre Sol, Hermano Fuego. Además se llevaron a cabo sanaciones, la elaboración de la Carta Natal Personalizada y se vivió la experiencia del Temazcal Tradicional Maya.

Otras de las actividades destacan las conferencias presentadas por expertos en las culturas prehispánicas y religiones del mundo. El arqueólogo Tomás Pérez Suárez resaltó la riqueza cultural de los mayas, de quienes destacó la necesidad de conocer más a profundidad su legado y aclaró que la profecía del fin del mundo, que según se la atribuyen a los mayas, no tiene hasta el momento ningún sustento firme, salvo la interpretación de algunos investigadores.

Por su parte, el escritor e investigador Juan Galván Paulín reconoció el gran interés que han despertado la cultura maya y la tibetana en estos tiempos de mucha necesidad espiritual, en la que grandes religiones no logran cubrir este fervor religioso y necesidad de certidumbre. En ese sentido, coincidió con el Rimpoche Gala, en la importancia de la renovación diaria del ser humano, un resurgimiento interno, para buscar el bien común y buscar soluciones a los problemas que nos aquejan.

Entre las conferencias ofrecidas en este Primer Encuentro Cultural Maya-Tibetano destacaron La Familia Lingüística maya: Historia y diversidad, El Tibet: mito y religiosidad, Expresiones Plásticas: Un arte dinámico y naturista; El Mándala, Calendario y Escritura: Historia y registro del tiempo y Semejanzas y diferencias que existen entre el pensamiento budismo tibetano y el pensamiento prehispánico maya.