Messi, se luce en Cancún, y apoya a la niñez

Cancún Quintana Roo 16 de junio de 2012.-Después de mucha espera el astro argentino, Lionel Messi hizo su aparición en el estadio de fútbol Andrés Quintana Roo de Cancún, metiendo 2 de los cinco goles de su equipo Estrellas de América en contra de Estrellas de México que solo metieron 3.

Pero el resultado fue lo de menos, dado que el astro argentino del Barcelona deleitó a sus seguidores con 2 sendos goles, producto de su gran gambeta, que tanto acostumbran cuando decide meter turbo a su par de piernas, que por mucho dejan a la defensa.
Robinho, Marco Materazzi, el brasileño Diego y  el uruguayo Diego Lugano, estuvieron en el equipo de la pulga Messi, que se dio tiempo de firmar autógrafos a los aficionados que lograron saltar la valla de seguridad, y llegar hasta el centro del campo.
Lo que se vivió fue una gran fiesta, los quintanarroenses pudieron disfrutar en vivo al mejor jugador del mundo, disputando la Copa Mundo Maya, que además de futbol, promoción turística, buscó recaudar recursos económicos para la Fundación Teletón, el Dif Quintana Roo, y la propia fundación de Messi, ya que las autoridades entregaron un cheque por 50 mil dólares a la fundación Lionel Messi, mismos que serán empleados para obras de beneficencia.
Cuando el fútbol es espectáculo la causa no importa, pero en esta ocasión la causa fue superior al propio deporte, ya que el apoyo a los niños del Centro de Rehabilitación Infantil del Teletón, bien valió el costo de los boletos, y como recompensa los aficionados se llevaron en la memoria, 2 extraordinarios goles de Messi, que muy a su estilo con la gambeta, hizo gritar a los aficionados gollllllllllllll.
No faltó quienes aprovecharan la nobleza del estadio que no cuenta con las odiosas mallas de protección,  que saltaron a la cancha para el medio tiempo buscar el autógrafo de los jugadores que calentaban para ingresar al segundo tiempo, hecho que propició que el sonido local amenazara con la suspensión del juego, provocando la rechifla del respetable, sin embargo al finalizar los 90 minutos decenas de aficionados jóvenes y niños corrieron emocionados esperando no ser derribados por los elementos de seguridad.
En fin, los cierto es que la Copa Mundo Maya quedará registrada en la mente y el corazón de la afición, que lejos de ver que el mundo se acabe como lo pronosticaron los Mayas, vieron el renacer de un Dios, llamado Amor, que promovió dinero para las terapias de cientos de pequeñitos con alguna discapacidad.
Incluso, el propio ganador del balón de oro, ofreció disculpas en una rueda de prensa previa, pues dejó plantados a unos menores que tomarían una clínica deportiva.
Botón volver arriba