Home » Chetumal » Garantiza Congreso, la defensa del territorio de QRoo: Toledo Medina

Garantiza Congreso, la defensa del territorio de QRoo: Toledo Medina

TOLEDOCancún.- La defensa de la soberanía estatal es y seguirá siendo una tarea incesante, como lo es también nuestro compromiso con los quintanarroenses de no ceder ni un milímetro del territorio estatal, de no abandonar esta defensa, y de rechazar cualquier acto que implique la renuncia a los derechos de los quintanarroenses, afirmó el presidente de la Gran Comisión de la XIV Legislatura, diputado José Luis Toledo Medina.

En esta lucha Quintana Roo se ha mantenido respetuoso de los territorios de las entidades vecinas, “ningún quintanarroense ha respondido a las provocaciones ni a los intentos de manipulación mediática en esta diferencia limítrofe, todas las acciones han sido y seguirán siendo por la vía legal siempre buscando el bienestar de Quintana Roo”, expresó Toledo Medina.

En ninguna otra entidad, como Quintana Roo, ha surgido y permanecido a la largo de su historia una lucha cívica y jurídica para frenar los intentos por desmembrar su territorio, “defensa encabezada por el gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, con el respaldo de los Poderes Legislativo y Judicial y con el apoyo más importante: el de los quintanarroenses a través del Comité Pro Defensa del Territorio de Quintana Roo”, reiteró José Luis Toledo Medina.

Quintana Roo, tomó la firme decisión de someter la defensa de su soberanía estatal al escrutinio imparcial y al juicio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, máximo tribunal de la nación y única autoridad para resolver en definitiva los conflictos de límites territoriales entre entidades federativas, es por ello que el Congreso del Estado respaldará la continuidad de las acciones legales que emprenda el Ejecutivo estatal en coordinación con el Poder Judicial.

Así lo hemos hecho los quintanarroenses porque sabemos, porque tenemos la entera seguridad, de que a Quintana Roo le asiste la razón jurídica e histórica.

Con esta firme convicción, Quintana Roo promovió desde el año de 1997 dos controversias constitucionales, una de ellas en contra del Estado de Campeche, y en el año de 2011, una más en contra del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), máximo Tribunal de la Nación en el que se ha ido y se seguirá librando la batalla, porque es ahí y sólo ahí, en su seno, en el que habrá de decidirse y decirse la última palabra.

Hasta en tanto, el Estado de Quintana Roo continúa y continuará ejerciendo –y defendiendo-, en plenitud de su soberanía territorial, los actos y hechos jurídicos y sociales que sean necesarios e imperativos para el desarrollo y progreso de su población, sustentándose para ello, de manera fundamental, en el Decreto por el que se reformó el artículo 43 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, publicado en el Diario Oficial de la Federación de 8 de octubre de 1974, así como en los antecedentes legislativos que datan desde 1902, y que dan forma y fondo a la verdad histórica y constitucional que le asiste a Quintana Roo en esta diferencia limítrofe.

Quintana Roo nos convoca y nos une. Los quintanarroenses tenemos claridad de objetivos y estrategias litigiosas bien definidas en la defensa de nuestra soberanía territorial. Y sabremos dar, una y otra vez, y cuantas veces sea necesaria, la buena batalla, privilegiando ante todo el Estado de Derecho y el respeto y los lazos nacionales entre pueblos vecinos.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación no ha dictado resolución alguna que ponga fin al conflicto limítrofe con el Estado Campeche. No existe sentencia ni resolución alguna que haya resuelto en definitiva el conflicto de facto existente en relación a la franja fronteriza. Una resolución incidental no constituye sentencia como ingenua y tendenciosamente se quiere hacer creer.

Los derechos constitucionales de Quintana Roo están vigentes y a salvo para continuar la defensa de su territorio. Y así lo seguiremos haciendo, con el imperativo del ejercicio del recto Derecho y de la recta razón histórica y constitucional