Mancha imagen la mafia de taxistas; pide CCE reprimir

Foto de archivo: sindicato de taxistas

Carlos Águila Arreola
Cancún.-
Todo por lo que luchan el gobierno estatal y los hoteleros “lo echó a perder” un bloguero estadunidense: manchar la imagen del destino al exhibir al “servicio” de taxis local como el negocio “más corrupto del mundo”, y aconseja utilizar mejor el transporte urbano.

La noche del sábado, “taxistas que operan como una mafia” —tituló un diario— al intimidar y agredir a usuarios y conductores, desalojaron con violencia a una familia de turistas extranjeros de un presunto automóvil al servicio de Uber en el que se dirigían a su hotel.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) del Caribe, Eduardo Martínez González, condenó los hechos y sostuvo que “es muy grave” que algunos taxistas “estén ejerciendo justicia por su propia mano cuando no son autoridad para hacerlo”.

“Están lastimando la imagen del destino (…) está terrible. Exhortamos a que la autoridad municipal y estatal reprima, sancione y detenga a la gente, taxistas o quienes sean que estén desordenando el orden público (sic)”, declaró el máximo dirigente empresarial de Cancún.

En redes, turistas nacionales y extranjeros exhibieron la violencia y abuso en el cobro de tarifa de los choferes. En Quintana Roo, 14 sindicatos de taxistas tienen bajo su control las zonas turísticas y no permiten la operación de Uber, pese a que magistrados le dieron la razón el pasado 11 de enero para trabajar sin concesión.

El bloguero especializado en viajes Chad Scott denunció en sus redes los engaños, fraudes y abusos de los taxistas sin que alguna autoridad ponga orden, al narrar que quiso utilizar un Uber, pero en su hotel le dijeron que “era literalmente arriesgar mi vida”.

En un video titulado “Crónicas de Cancún”, ya con amplia circulación en Tik Tok y otras redes, Chad pregunta: “¿Saben cuál es el negocio más corrupto en todo el mundo? Está en Cancún y se trata del servicio de taxi”, sostiene el bloguero.

“Estábamos a dos millas (3.2 kilómetros) o menos de la Zona Hotelera. Pedimos un taxi; del hotel a un banco me cobró 25 dólares; del banco a un súper otros, y del súper al hotel 25 más (en total 75 dólares i mil 411 pesos al tipo de cambio actual); me parecía increíble”, añadió.

Es uno de esos turistas “repetitivos” que tanto presumen autoridades y empresarios turísticos, quien agregó que “decidí ver si funcionaba Uber; fue increíble, por las mismas dos millas me cobraba dos dólares (o 37.65 pesos); pedí uno, pero ningún operador tomó mi viaje”,

En su narración, el bloguero comentó que preguntó a un empleado del hotel la razón por la que ningún conductor de Uber tomó el viaje y me advirtió que “tomar el viaje me podría costar literalmente la vida. Yo estaba impresionado de esa situación”

El influencer advirtió que, “en esas condiciones, la única manera de llegar a la Zona Hotelera es por medio de un autobús o un coche rentado, para conducir bajo tu propio riesgo, porque los automovilistas allá están absolutamente locos”.

Salir de la versión móvil